Los Templarios en Soria | Camping Cañón del Río Lobos | Primera
824
single,single-post,postid-824,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Leyendas de los Templarios

Castillo de Ucero

Leyendas de los Templarios

Las leyendas de los Templarios

El Cañón del Río Lobos es una zona rodeada de misterio desde hace cientos de años. Prueba de ello es el origen de algunas construcciones situadas en el Parque Natural. La Orden de los Templarios dejó su huella en los alrededores del pueblo de Ucero en forma de Templos. En esta entrada vamos a repasar el misterioso origen de estas construcciones.

La Ermita de San Bartolomé

La Ermita de San Bartolomé es un antiguo templo del monasterio Templario de San Juan de Otero construido en el siglo XII. Está situada en el corazón del Cañón del Río Lobos frente a la Cueva Grande. Este lugar ha sido habitado por el ser humano desde la Edad de Bronce, especialmente los cientos de refugios naturales y cuevas que se pueden encontrar en el lugar.

Esta localización tiene algo muy especial: la ermita se erige en el punto equidistante entre el Cabo de Creus y Finisterre, los dos extremos de la Península Ibérica.  La abrupta erradicación del Temple ha dado lugar a diversas leyendas que hoy todavía continúan vivas. La perfecta conservación de la ermita permite observar algunos símbolos enigmáticos como la cruz templaria y la estrella de Sión. Esta simbología tiene un gran misterio, ya que es una de las más enigmáticas de las construidas por la antigua orden de los monjes guerreros.

Templarios

En el siglo XIV, la Orden de los Templarios fue acusada de herejía por el Papa. Sus miembros fueron inculpados de negar los dogmas de la fe cristiana. Concretamente se acusó a los miembros de esta orden de adorar al diablo bajo una forma a la que llamaban Baphomet. Este ser tenía una forma muy heterogénea según las confesiones de los propios templarios en el momento de su detención por la Inquisición: desde un gato hasta un macho cabrío.

Templarios

En sus construcciones ocultaban, según estas teorías, mensajes iniciáticos de sus ritos de adoración. En las paredes de la ermita se pueden encontrar figuras misteriosas como cabezas de lobo o, según algunos teóricos, la cabeza de Baphomet en forma de hombre barbudo. Además, en uno de los laterales de la ermita está tallado el Báculo del Mago sobre una de las piedras. Esta se cree que fue la primera piedra en colocarse para su construcción.

Este lugar, lejos de los pasos fronterizos, servía como enclave de enseñanza de disciplinas como la alquimia. Además, era uno de los pasos para los peregrinos que querían enlazar con el camino francés del Camino de Santiago.

Templarios

 

El Castillo de Ucero

Este castillo se asienta sobre una construcción celtíbera anterior. Su origen se remonta a los siglos XII y XIII. Está construido en un lugar privilegiado y estratégico, ya que desde este lugar se realizaban tareas de vigilancia del cañón. La vinculación de este lugar con la Orden del Temple es muy fuerte. Algunas teorías señalan que fue utilizado por esta organización como lugar de vigilancia con el fin de mantener en secreto las actividades que realizaban en la Ermita de San Bartolomé y la Cueva Grande.

Templarios

Posteriormente este recinto amurallado tuvo diferentes usos. Desde mansión palaciega para el obispado hasta cárcel para los clérigos condenados por la Iglesia. Esta construcción consta de un triple recinto amurallado al que se le une un foso protector. El acceso al mismo se realizaba a través de un recorrido por empinadas rampas y un puente levadizo. Sin duda, las personas que lo habitaron durante siglos pusieron mucho empeño en defenderse y convertir el lugar en infranqueable.

Actualmente, el castillo se encuentra en ruinas aunque muchas de sus partes se conservan en buen estado. Todavía es posible contemplar algunos de los muros que sirvieron como fortaleza hace cientos de años, así como la torre del homenaje.

Templarios

Son muchas las leyendas que se han escrito sobre el Cañón del Río Lobos. Algunas de ellas han pasado por diferentes generaciones en forma de relatos y otras han sido estudiadas por expertos historiadores. Nosotros no sabemos qué hay de cierto en todo esto, pero nos encanta que el majestuoso entorno en el que nos encontramos tenga ese carácter misterioso. Os animamos a conocer de primera mano los enigmas que rodean este lugar y a compartir con nosotros vuestras impresiones.

¡Os esperamos durante estos calurosos días, campistas!

Home

Senderismo

Servicios

Contacto



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies