10 motivos para conocer Soria | Camping Cañón del Río Lobos | Primera |
900
single,single-post,postid-900,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

10 motivos para visitar Soria

63377252

10 motivos para visitar Soria

Soria, la ciudad de los poetas

El amor que profesaron Gerardo Diego, Antonio Machado y Gustavo Adolfo Bécquer por la capital de provincia más pequeña del país puede resumirse en  los versos de la famosa canción de Gabinete Caligari. “Bécquer no era idiota, ni Machado un ganapán y por los dos sabrás que el olvido del amor se cura en soledad. A la ribera del Duero existe una ciudad. A la ribera del Duero, mi amor, te espero. Voy camino Soria, ¿tú hacia dónde vas?.

Existen multitud de motivos para visitar Soria en cualquier época del año. En esta entrada vamos a intentar resumir las características que llevaron a algunos de los literarios más importantes de nuestro país a enamorarse de sus rincones.

La ribera del Duero

El río Duero es un habitante más de la ciudad de Soria. A diferencia de otras ciudades en las que la periferia suele ser lo menos atractivo, en Soria ocurre lo contrario. En la parte Este de la ciudad, casi en su límite, el Duero discurre tranquilo haciendo homenaje al ritmo de vida propio de la localidad.

A ambas orillas del río existen tranquilos paseos que discurren entre los árboles y zonas verdes. Es posible contemplar una ermita construida sobre la roca en honor al patrón de la ciudad: San Saturio.

Cuevas en Soria

En el extremo opuesto nos encontramos con una muestra del románico verdaderamente interesante. El monasterio de San Juan de Duero, que data del siglo XII.

Arcos de San Juan de Duero en Soria

Los paseos que unen estos don puntos, el de San Polo y el de San Prudencio, inspiraron a los poetas para la creación de algunos de sus versos. Si alguno de vosotros los conoce, se habrá dado cuenta de lo inspirador de su belleza.

San Polo en Soria

 

Gastronomía

El frío propio de los largos inviernos de Soria se combate desde el estómago. Y los sorianos llevan perfeccionando esta técnica durante siglos. Los fines de semana las calles y plazas del centro de la ciudad reúnen a cientos de personas en busca de las típicas tapas.

Tapas en soria

El torrenillo, los champis, los cojonudos… cualquier tapa que podáis imaginar se encuentra en las barras de los bares sorianos.

Torrezno de Soria

Además, la ciudad de Soria cuenta con numerosos restaurantes de gran nivel. El restaurante Baluarte, con una estrella michelín, abandera la gastronomía soriana. No obstante, existen decenas de establecimientos que ofrecen cocina típica castellana, siendo los asados las verdaderas estrellas.

La Dehesa

En el centro de la ciudad se encuentra este enorme pulmón. Su nombre oficial es la Alameda de Cervantes, aunque es conocida como la Dehesa. En este lugar se encuentran decenas de especies de árboles por los que las ardillas trepan libremente. La enorme pradera conocida como el Alto de la Dehesa es un lugar perfecto para descansar los días más calurosos y dar libertad a los más pequeños para que corran a sus anchas.

alto de la dehesa soria

Los paseos de la parte baja suelen albergar partidas de tanguilla disputadas por los que han visto crecer a la ciudad. Además, las fuentes y paseos del parque dan muestra de la tranquilidad con la que se toman la vida los sorianos.

Resultado de imagen de alameda de cervantes soria

El collado, la Herradores y la plaza Mayor

El Collado es la principal arteria del centro de la ciudad. Esta antigua calle aportalada en sus lados es recorrida por miles de sorianos día a día. De ella nacen otras importantes travesías como la Calle Real o Zapatería. Algunos de los comercios con mayor solera de la ciudad se encuentran en este lugar.

Imagen relacionada

La parte baja del Collado desemboca en la plaza Mayor. En ella está situada la iglesia de la Mayor, lugar en el que Machado contrajo matrimonio con su amada Leonor. La fuente de los Leones, el Palacio de la Audiencia o el Ayuntamiento guardan la tranquilidad que se respira sobre sus adoquines.

plaza mayor soria

En el otro extremo del Collado, la plaza Herradores (o plaza Ramón Benito Aceña) es uno de los centros de reunión preferidos por sorianos y visitantes. Durante los fines de semana desde la hora del vermut sus camareros no dejan de servir tapas y cañas. El Apolonia, el bar más longevo de la ciudad, continúa situado en este lugar mientras sirviendo torreznos como hace más de 100 años.

plaza herradores soria

El Casino y el Instituto Antonio Machado

En el Collado también se encuentra el Casino Círculo Amistad Numancia. Este lugar es fácilmente reconocible por la estatua de Gerardo Diego, que preside la entrada. Las paredes de este edificio del siglo XIX albergaron grandes tertulias décadas atrás, entre las que se encontraban personalidades como Machado, Bécquer o Gerardo Diego. En la parte superior del casino existe un museo dedicado a estas figuras. Además, cuenta con servicio de cafetería de entrada libre.

Casino amistad numancia en Soria

Resultado de imagen de casino amistad numancia

Muy cerca de este lugar está situado el instituto en el que el célebre poeta impartió clases de Francés durante su estancia en Soria. Las paredes de piedra y el claustro interior se encuentran perfectamente conservadas. Actualmente, por sus puertas desfilan cientos de estudiantes conscientes de la importancia histórica del edificio.

Resultado de imagen de instituto antonio machado

El Arte Románico

Las muestras de arte románico de la capital de provincia son numerosas. Los máximos exponentes, además del citado Monasterio de San Juan de Duero, son la Iglesia de Santo Domingo y la Iglesia de San Juan de Rabanera, ambas del siglo XII.

Iglesia de Santo Domingo Soria

http://www.sorianitelaimaginas.com

Iglesia de san juan de rabanera Soria

Los Parques del Mirón y el Castillo

Ambos cerros parecen vigilar el transcurso tranquilo de las aguas del Duero. Desde estos lugares, los más alto de la ciudad, las vistas son endiables. Además, en el Mirón está situada la ermita con su mismo nombre, al fondo de un precioso paseo y en una zona ajardinada.

El miron soria

El Parque del Castillo guarda las ruinas de una fortaleza destruida durante la Guerra de Independencia en 1812. Actualmente es una zona verde perfectamente cuidada por la que es común ver a los niños jugar. Desde este lugar, la vista de la Ermita de San Saturio sobre el Duero es magnífica.

parque del castillo soria

Valonsadero

Muy cerca de la ciudad, a apenas 8 kilómetros, se encuentra el paraje preferido de los sorianos. La presencia del Pico Frentes impone sobre el extenso robledal en el que es posible contemplar diferentes pinturas rupestres en sus rocas.

Es uno de los lugares predilectos de los sorianos para la práctica de deportes como las rutas en bicicleta de montaña. También son típicos los porrones de cerveza fria, acompañados de unos torreznos,  en la Casa del Guarda. Este restaurante, situado en plena naturaleza, se llena desde la primavera hasta bien entrado el otoño por la posibilidad de comer o cenar en su terraza.

Resultado de imagen de pico frentes desde valonsadero soria

Las fiestas de San Juan

Como no podía ser de otra forma, después de hablar de Valonsadero hay que citar a las fiestas de San Juan. Estos festejos son el emblema que los sorianos llevan fuera de nuestras fronteras. Seguramente, si habéis tenido la ocasión se charlar con alguna persona criada en Soria, os habrá hablado de las fiestas de San Juan o los San Juanes.

Celebradas todos los años a finales de junio, llenan de luz, música y color las calles de la localidad y el monte Valonsadero, lugar donde se celebran gran parte de los festejos previos. 5 días en los que la población se multiplica y donde la generosidad y la hospitalidad del pueblo de Soria salen a relucir. El vino tinto dulzón, los coloridos chalecos de las peñas o las incansables charangas animan durante estos días a la sorianos y forasteros.

Resultado de imagen de san juan soria

Uno de los dichos populares referentes a la ciudad es a Soria llegas llorando pero te marchas llorando. Esta frase hace referencia al desconocimiento generalizado de una ciudad hospitalaria, tranquila y con unas posibilidades inmensas. Porque todo aquel que visita la ciudad se acaba enamorando.

Soria está situada a 50 minutos en coche de nuestras instalaciones. En un día completo puede visitarse con tranquilidad y conocer sus rincones más importantes. Aprovechamos, además, para recordar a nuestros clientes que pueden pedirnos cualquier tipo de información sobre la ciudad.

¡Gracias por leernos, amigos!

Home

Blog

Contacto

Servicios

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies