El Burgo de Osma-ciudad de Osma, castillo y Uxama. - Camping Cañón del Río Lobos | Soria | Bungalows
3689
post-template-default,single,single-post,postid-3689,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

El Burgo de Osma-ciudad de Osma, castillo y Uxama.

Portada

El Burgo de Osma-ciudad de Osma, castillo y Uxama.

Los destinos que os proponemos esta vez son tan espectaculares como cercanos, hoy hablamos de la perfecta combinación que nos ofrecen El Burgo de Osma, su castillo y Uxama. Sólo 15 km nos separan de esta completa visita. No nos demoremos más y empecemos.

El Burgo de Osma.

Plagado de encantos, el Burgo de Osma y la Ciudad de Osma guardan sorpresas que bien dan para pasar una agradable jornada. Hablemos de algunas maravillas que allí tenemos.

Panorámica.

Lo primero que llama nuestra atención mucho antes de llegar es la imponente torre de la Catedral de la Asunción. Un monumento de raíces románicas. Pero que en la actualidad es un compendio de estilos al que se le suman el gótico, el renacentista, el neoclásico y el barroco. A medida que nos acercamos más también nos sorprenderán en el horizonte otro tipo de restos históricos. Estos demuestran que el lugar tuvo un importante pasado. Estamos hablando de la atalaya islámica y del castillo de Uxama que luego visitaremos con más detenimiento. Ambos están situados en dos cerros separados por un pequeño desfiladero por el que discurre el río Ucero.

Catedral de Nuestra Señora de La Asunción.

La primera se asienta en el Cerro de Castro donde tuvo lugar el primer asentamiento de la zona en tiempos celtíberos, y que posteriormente sería habitado por romanos, visigodos y musulmanes (época en la que fue edificada esta torre). Hasta el lugar podrás acceder en coche y visitar además un yacimiento de la época romana sobre todo, con aula arqueológica y mirador. En cuanto al castillo, originario del siglo X, posee tres recintos. Aunque está en estado de ruina ha sido recientemente restaurado y consolidado para evitar su mayor deterioro. Si queremos visitarlo debemos subir andando.

Casco urbano.

Ya en la villa podemos observar que se conserva su muralla medieval. Un elemento defensivo que rodeaba todo el casco urbano de aquel entonces. Hoy en día nos permite acceder por la Puerta de San Miguel. Es la única que se conserva hasta la bonita plaza en la que se encuentra la catedral

Puerta de San Miguel.

Una vez allí recorreremos la soportalada Calle Mayor en dirección a la Plaza Mayor. Allí descubriremos su ayuntamiento y podemos ver el antiguo Hospital de San Agustín en cuyo interior se alberga el Centro Cultural de la Villa, además de la Oficina de Turismo, la Biblioteca Municipal, Salas de Exposiciones y el Aula Arqueológica de Uxama.

Plaza Mayor.

¿Todavía queréis más? No hay problema, este municipio es muy generoso en patrimonio: el Palacio Episcopal, el Convento del Carmen, la antigua Universidad de Santa Catalina, el Seminario, la Torre del Agua, el puente romano o la iglesia de Santa Cristina son parte de los monumentos que podrás admirar en el viaje que te proponemos.

Gastronomía.

Pero como no sólo de cultura y arte vive el hombre, el Burgo también es buen yantar y buen beber. Os recomendamos los torreznos del Bar Mesón Círculo en la Calle Mayor, el extenso menú y raciones del Restaurante Capitol con terraza en la Plaza Mayor. Un evento de importancia son las Jornadas de la Matanza celebradas por el Restaurante Virrey Palafox o la degustación de una cerveza 100% soriana como es Arévaka . Por otra parte, si lo tuyo es el relax has de saber que la antigua Universidad de Santa Catalina en la actualidad pertenece a la cadena de hoteles Castilla Termal con una amplia oferta como balneario.

El Burgo a tus pies.

Ya nos despedimos de este maravilloso pueblo antes de acercarnos hasta su castillo y lo hacemos como hemos empezado, desde las alturas, dando un paseo por la ermita de las Magdalenas y la Cruz del Siglo. Podemos ascender en coche desde el camino que parte del cementerio hasta la explanada superior de la Sierra de las Magdalenas. Una vez en lo alto hay que caminar unos doscientos metros a la derecha hasta llegar al mirador de Las Magdalenas.

Ermita de las Magdalenas.

Castillo de Osma.

Tras su reciente obra de consolidación y restauración teníamos muchas ganas ya de descubrir cómo ha quedado y la nueva forma de disfrutarlo.

Un poco de historia.

Levantado desde principios del siglo X sobre un recinto anterior y en pleno territorio de disputas entre moros y cristianos, llama la atención que es el único de la zona de origen cristiano. Muy curioso es saber también que era perteneciente al reino de León y no al de Castilla ya que fue Ramiro II de León quien promovió su construcción. Con 4 torres y 2 puertas era una codiciada plaza que recibió la “visita” del célebre caudillo musulmán Almanzor quien lo conquistó para el islam. Esta etapa sólo duraría 22 años cuando pasó definitivamente a manos cristianas. Posteriormente también sería plaza de disputa entre nobles castellanos.

Castillo de Osma.

Estructura.

Contaba con tres recintos amurallados que se adaptaban a la morfología del cerro. Del primer recinto se conservan sus altos muros y una puerta de acceso. Los expertos dudan si su forma era de arco de medio punto o arco de herradura propio del mozárabe del lugar. Lo que si se aprecia es que tiene un parecido muy considerable con la puerta califal de la fortaleza de Gormaz. En los extremos del cerro se disponen las torres del Homenaje y otra perteneciente al segundo cinturón que apenas se conserva. Del tercero sólo queda en pie la torre del Agua, situada en la zona norte y que vemos junto al río Ucero.

Castillo de Osma.

El principio del fin.

Su destrucción comienza durante la Guerra de Sucesión española en el siglo XVIII. Es entonces cuando en 1707 casi se vuela la parte occidental de la muralla. Este objetivo ideado por el Obispo de Osma era impedir que lo usasen las tropas contrarias a Carlos V, tropas que nunca llegaron. 30 años después y como pasó en otros tantos lugares, el lugar fue utilizado como cantera. Primero para construir la torre de la catedral y después para numerosos edificios del lugar.

Castillo de Osma.

Hoy en día.

Recorrer en la actualidad esta joya patrimonial supone un viaje en la historia. Dicho viaje queda perfectamente explicado por los paneles informativos que se han ido colocando a lo largo del trayecto. Así podemos distinguir las distintas etapas constructivas, ver que también fue utilizado como cuartel o apreciar los restos de una necrópolis medieval, entre otros muchos detalles. Además, gracias a la nueva red de pasarelas de madera, escaleras, pasamanos y otros elementos, transitar por allí es una gozada. Por cierto ¡es gratis!

El Burgo de Osma, su castillo y Uxama.

Uxama.

Después de visitar villa y castillo ponemos rumbo a nuestra otra cita con la historia. Iremos a Uxama por la N-122 en dirección a San Esteban de Gormaz. Al finalizar Osma y empezar una pequeña cuesta arriba, cogeremos un desvío a la izquierda y ya estamos. Está perfectamente señalizado así que es muy fácil llegar.

Aula Arqueológica.

Nada más abandonar la carretera nacional veremos una pequeña edificación. Se trata de la coqueta Aula Arqueológica de Uxama Argaela. Allí nos darán unas nociones sobre lo que nos vamos a encontrar más adelante. Además, podremos ver fotos, carteles explicativos y una estupenda maqueta del terreno y puntos de interés.

El Burgo de Osma, su castillo y Uxama.

El yacimiento.

De raíces celtíberas, esta ciudad fue un importante núcleo romano. Por él pasaba la vía romana que desde Caesaraugusta (Zaragoza) se dirigía a Asturica (Astorga), por el valle del Duero. Como todas las urbes de su época, llegó a tener un considerable foro que centralizaba los edificios públicos y en el que confluían las calles principales. Podemos imaginarnos su importancia al saber que fue uno de los pocos sitios que acuñó moneda de bronce con su nombre.

Uxama.

Esta plaza tenía planta rectangular, siendo visibles sus edificaciones desde cualquier parte de la ciudad. Hoy en día sólo hay una pequeña porción de terreno excavada dejando al aire las paredes de un reducido número de viviendas. De entre ellas destaca La casa de “Los Plintos”. Llegó a tener casi 1.000 m2 estando provista de más de 20 habitaciones, una gran huerta, su propia cisterna excavada en la roca y valiosos frescos.

El Burgo de Osma, su castillo y Uxama.

Asimismo, Uxama contó con más de 20 aljibes para el almacenaje de agua, algunos de ellos visibles. Curiosamente, se puede bajar hasta una gran cisterna de forma semicircular dividida en compartimentos y con gran capacidad. Además, es posible ver parte de un acueducto que traía las aguas desde el nacimiento del río Ucero situado junto a nuestras instalaciones.

Aljibe de Uxama.

La atalaya islámica.

Como colofón a nuestro completo recorrido de hoy, no podemos marcharnos sin visitar la atalaya musulmana que culmina el Cerro de Castro en el que nos encontramos. Construida durante la Reconquista para vigilar el castillo de Osma, situado al otro lado de la Hoz de Peñalavara, formaba parte de la extensa red que ayudó a controlar la línea del Duero. Desde allí se divisan no sólo Osma y el Burgo de Osma, sino el castillo de Gormaz, el Cañón del Río Lobos, otras torres vigías contemporáneas y un amplio territorio.

El Burgo de Osma, su castillo y Uxama.

Es importante saber que puedes introducirte en ella y subir hasta arriba pero siempre en el horario en el que permanece abierta el aula arqueológica. ¡La visita a todo el complejo también es gratuita!

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies