Tomar el sol sin riesgos - Camping Cañón del Río Lobos | Soria | Primera Categoría
1249
single,single-post,postid-1249,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Tomar el sol sin riesgos

Fuente: pngtree

Tomar el sol sin riesgos

Dice mi padre que lo mejor del sol, es la sombra. Y parte de razón no le falta. Es cierto que el sol tiene sus cosas malas si no se toma de la forma adecuada, pero también es muy beneficioso para nuestro organismo. En efecto, nos referimos a la famosa vitamina D. Esa vitamina que nuestro cuerpo sintetiza mediante la luz solar, gracias a un proceso de fotosíntesis. Así que en este post, os vamos a dar algunos consejos para que podáis tomar el sol sin riesgos.

Qué es el Factor de Protección Solar (FPS) y cómo elegirlo

El FPS nos indica cuánto nos va a proteger esa crema de los rayos UVB del sol. Este tipo de radiación es la que causa quemaduras solares, daña la piel y puede contribuir a la formación de cáncer de piel. Así que vamos a explicaros un poquito mejor qué significan los números que acompañan al FPS.

Por ejemplo, si tu piel en una situación normal (sin crema), se quema después de una exposición al sol de 10 minutos, la aplicación de un filtro solar FPS 15, te permitirá exponerte al sol sin quemarte durante aproximadamente 150 minutos (es decir un factor de 15 veces más).

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Cuánta crema hay que ponerse y cada cuánto tiempo

Los expertos recomiendan aplicarse 2mg/cm2 de piel. Esto equivale más o menos al tamaño de una cucharilla de café para la cara y el cuello y otras 6 para el resto del cuerpo. ¡Atención! Las orejas y los empeines, también forman parte de nuestro cuerpo. Debemos volver a aplicar la crema cada 2 horas, después de un baño prolongado o de secarnos con la toalla.

Os recomendamos que visitéis el blog de Cristina Mitre, donde nos habla largo y tendido sobre el tema de la exposición solar.

Respecto al tipo de crema a utilizar, dependerá bastante de nuestras preferencias. Hoy en día disponemos de sprays, espumas, cremas convencionales, cremas transparentes, aceites… Podemos elegir la que más nos guste, pero siempre habrá que prestar atención a aplicar la cantidad que hemos comentado anteriormente.

Fuente: Hola.com

Fuente: Hola.com

Cuidados después del sol

El famoso aftersun, nuestro gran aliado en los días de verano. No solo hidrata nuestra piel después de la exposición solar, sino que también calma y refresca nuestra piel. Podemos seguir utilizándolo hasta que se termine, como una crema hidratante corporal y de esta forma evitaremos que se nos quede “colgado” en el armario hasta el verano siguiente.

Cuándo y cómo tomar el sol

Es importante que evitemos las horas centrales del día (entre las 10 y las 16) y las largas exposiciones. Siempre es mejor realizar más exposiciones pero de menor duración. Con esta medida a parte de evitar quemaduras no deseadas, también evitaremos insolaciones, golpes de calor, mareos y bajadas de tensión.

¡Ojo con los días nublados! El 90% de los rayos inciden en nosotros de igual manera que los días en que no vemos ni una nube, y esto puede causarnos quemaduras.

Es importantísimo refrescarse de vez en cuando con un chapuzón para combatir el calor e hidratarse, ya que la exposición al sol, nos deshidrata poco a poco.

¡El cabello también se quema!

A parte del sol, nuestro pelo también está en contacto con otros elementos como son el agua salada, la arena o el cloro de la piscina. La combinación de todos ellos puede hacer que el pelo se seque o estropee demasiado. Por eso la sensación que solemos tener cuando volvemos de vacaciones es la de que nuestro pelo no brilla igual, sino que está más apagado, ha cambiado de color…

La buena noticia es que podemos tomar medidas antes, durante y después de la exposición al sol.

Antes del verano podemos preparar nuestro cabello mediante el uso de mascarillas y champús revitalizantes. Con esto conseguiremos fortalecer nuestro cabello para que llegue menos dañado a esos días en la playa.

Cuando estemos en la playa podemos utilizar pañuelos, sombreros o gorras para proteger nuestra cabello. También podemos optar por aplicar alguno de los productos que nos recomiendan en la revista elle para cuidar nuestro pelo.

Después de nuestras vacaciones podemos reparar nuestro pelo tratándolo con sérums y mascarillas reparadores. En caso de que nuestras puntas excesivamente dañadas, se recomienda cortar las puntas para sanear.  Si podemos evitar utilizar el secador y la plancha a la vuelta de las vacaciones, ¡mucho mejor!

Fuente: Camping Cañón del Río Lobos

Fuente: Camping Cañón del Río Lobos

Os dejamos esta canción para que os animéis en esta tarde de Agosto:

https://www.youtube.com/watch?v=EbWXIgYkeWc&ab_channel=CristianV

 

 

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies